Magazine AM:PM
Publicidad
Oye cómo va Ilustración: Nelson Ponce

Somos el mundo, pero deja el ego fuera

El día que se estrenó We Are the World, yo leía en mi cuarto de Habana Nueva, Guanabacoa. Mi prima Leticia Pelier me llamó para que fuera, y no le hice caso: “¡Coño, que está buenísimo!”, insistió, y finalmente salí. No puedo decir que fuera el 7 de marzo de 1985, pero era cerca. La verdad es que vi a Michael Jackson con su guante blanco, diciendo que debíamos convertir piedras en panes. De ahí aquel chorro de superestrellas pidiendo comida para los pobres de África y diciendo que ellos (nosotros) somos el mundo.

Una canción no mata el hambre de un continente, pero por lo menos hicieron algo. Se dice que es el noveno sencillo más vendido de la historia de la música. Y algún dolor deben haber aliviado. Bueno, los artistas hicieron su parte.

Netflix tiene un documental de más de una hora sobre la canción dirigido por Bao Nguyen. Según el audiovisual, We Are the World se grabó solo en un día, aprovechando que la mayoría de los invitados participarían en los American Music Awards. El tema lo escribieron Michael Jackson y Lionel Richie, porque habían invitado a Stevie Wonder y este no devolvió las llamadas. Lo cuenta Lionel Richie: “cuando te dice que es él quien te llama, no esperes”.

La película rueda como un buen hit. Hay muchas imágenes conocidas, pero estrena testimonios, sobre todo de Lionel Richie. Se gastaron poco en exteriores. En el filme también se cuenta sobre los American Music Awards, que en esa temporada tuvieron a Richie como anfitrión y gran ganador. Además, se explora la tensa relación entre Michael Jackson y Prince, quien terminó ausentándose de la gran noche. También se menciona la curda de Al Jarreau, el zoológico que Michael Jackson tenía en casa y la timidez sin límites de un tipo como Bob Dylan, que ni siquiera podía cantar.

Humor, tensión, amor por la música y una energía hermosa que a veces se quebrantó. Un gran tema que debía grabarse en una sola noche, con Lionel Richie tratando de poner orden. Sheila E. brava porque la usaban para atraer a Prince. Algunos problemas técnicos y demasiada luminaria viva en los A&M Studios. Se dice que Diana Ross terminó llorando porque quería que esa noche fuera la vida. Cantar una canción producida por Quincy Jones y estar atrapada entre Bruce Springsteen y Ray Charles debe ser una suerte de sueño en el que uno quisiera seguir por mucho tiempo.

Entre los que se perdieron la noche estuvieron Madonna, que no quiso parar la gira, Barbra Streisand, mal aconsejada, y Prince, que pidió tocar en un cuarto lejos, lejísimo de Michael Jackson, pero Quincy Jones dijo que no.

El tema tiene una melodía simple. Los autores trataron de acercarlo a una suerte de himno. Michael Jackson, que no tocaba ningún instrumento, tenía muchas pistas de grabaciones en casetes que mostró a Lionel Richie. Luego entró Quincy con su talento y, bueno, se armó aquello de Somos el Mundo.

We Are the World ganó cuatro premios Grammy y generó millones de copias. No sé a dónde fue a parar el dinero, pero sigue siendo un gran tema que unió a mucha gente en todo el mundo. Es una muestra de la fuerza de la cultura (a veces tan olvidada) y de la posibilidad real de juntar a gente con mucha fama, diferencias y talento.

El día que se estrenó en Cuba We Are the World (habrá sido en Colorama), mi prima Leticia Pelier me llamó porque adoraba a Cindy Lauper. Hace casi 40 años de eso y hoy me sigue gustando, pero sobre todo me fascina que hayan podido reunirse aquellas superestrellas para tratar de acorralar al mal. Hoy deberían, los de este minuto, hacer otra canción. A ver si dejan de ignorar que hay gente muriendo, que es tiempo de echar una mano, que la vida es el regalo mejor. Pero no sé si soportarán un cartel como el que colgaron aquella vez que debían leer todos al entrar al estudio: “deja tu ego en la puerta”.

Rogelio Ramos Domínguez Escribidor de versos y canciones. Periodista a tiempo completo y sobre todo padre de Claudia Ramos. Más publicaciones

Deja un comentario

Ver comentarios publicados
  1. Raquel dice:

    Me encantó el material de Netflix sentí que volvía a los 80s. Ese tema quedó para la historia un grupo de estrellas creando algo único e irrepetible! Gracias Rogelio!

Ver comentarios publicados

También te sugerimos