Magazine AM:PM
Publicidad
Oye cómo va Ilustración: Nelson Ponce

Esto es una directa para Peso Pluma

Nosotros los de la Generación X escuchamos a Miles Davis tocar la cola de los ángeles con su Kind of Blue, vimos a Tina Turner con aquellas piernas infinitas y a Sinead O’Connor robarle aquel temazo a Prince. Vimos a Luis Miguel arrasar a golpe de boleros, mientras Celia Cruz seguía poniendo azúcar. Bailamos con Van Van, y Kool & The Gang nos pedía que nos despegáramos de la pared.

Pudimos ver a Muhammad Ali ganarle a Frazier, a Tyson derribar al mundo mientras Dolly Parton le negaba a Presley aquello de I will allways love you, que gracias a Clive Davis llegó a Kevin Costner o mejor dicho, a Whitney Houston.

Pasamos de Sugarhill a Snoop Dogg en tiradera con Eminem, y mataron a Tupac y MC Hammer perdió el dinero. En unos casetes temibles, Vico C se hizo de una fama lenta y sólida. Irakere se ganó un Grammy mientras Stevie Wonder engordaba su cuerpo y llenaba los estadios. Macho, ¿sabes quién era Kurt Cobain? En los ojos de ese rubio suicida, Freddie Mercury dijo que había que seguir el show, pero el rubio se fue al filo de los 27. ¿Jimmy Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin, te suenan?

Los vejetes que somos tuvimos una chica material, deberías escuchar los masters de esa muchacha, afinada como pocos, (por cierto, en 1998 escuchamos sorprendidos a Cher usar el autotune que ahora usan hasta los malos conejos, dicho sea con respeto).

Nosotros, los de entonces, leímos en Cortázar a Charlie Parker trepar a su saxo porque estaba tocando mañana, escuchamos a Charles Mingus muy bravo dar con el bajo contra el techo, y hablamos de que Benny Moré se fumaba la tarde. ¡Oh, vida!, ha dicho, porque Miguel Matamoros lo deja en México y Benny quizá sospecha que logrará su jazz band definitiva .

Y Bob Dylan no puede cantar rodeado de 46 estrellas, pobre; Pink Floyd terminó su pared; Spinetta y Charly cantan juntos un verso en el que se ve la vida; Silvio Rodríguez perdió un animal sagrado; Milanés nos hace conocer al tiempo; Sabina regala un abril robado; Serrat nos dijo aquello de que no hay más tiempo que el que nos ha tocado, y le creímos porque, además, muchacho terco, nosotros, los vejetes que, como todos, vivimos los minutos finales, tuvimos a Police, Duran Duran, Steve Perry, Elton John y hasta Little Richard.

Y los escuchamos en vinilos, en casetes, en Spotify y otra vez en vinilo. El tiempo pasa, debe ser por eso que preferimos aquellos tipos de amplias tesituras y textos de rigor, como aquel en el que Bob Dylan te advierte: “¡Cuidado, muñeco! ¡Estás obligado a caer!”.

Macho, te he escrito solo estas palabras que supongo leerás en feliz trance. Nosotros, los vejetes, qué podemos hacer si la vida es eso que ocurre cuando uno hace otra cosa, o sea, mientras tú sucedes, los vejetes volvemos a sentir la emoción de vivir sobre los discos de Harry Belafonte o el jamaicano Marley o simplemente recordamos que antes de que llegaran las máquinas, todo había sido un viaje mágico y misterioso.

Los nuevos tiempos también importan, no estamos aquí para juzgarlos, solo queríamos decir que es verdad, se nos hace difícil ir a verlos perrear si suenan los Sinatra, los Coles o los de la Fania; además, por si fuera poco, Los Beatles acaban de ganar un Grammy.

P.D: Al final de esta nota imagina a Michael Jackson haciendo el paseo lunar.

Rogelio Ramos Domínguez Escribidor de versos y canciones. Periodista a tiempo completo y sobre todo padre de Claudia Ramos. Más publicaciones

Deja un comentario

Ver comentarios publicados
  1. Rafael Eugenio Leyva dice:

    Gracias.Al fin Somebody spoke and I went into the dream. Uno también lee esas nuevas,oh del muchacho peso pluma. Y se pregunta si en verdad somos esos tales vejetes? Si la música acabó solo entre ellos;aquellos que nunca nunca podrán tener a una Lucia para confirmar si un día después de amar se puede ser sabio en amores o con un riff de Keith Richards cantar eternamente de una manera eterna. Los tiempos siguen cambiando pero los hechos son muy testarudos.Grscias, bro.

Ver comentarios publicados

También te sugerimos