Magazine AM:PM
Publicidad
Galería Dibujar la Música: Raupa

Dibujar la Música: Raupa

La música no es solo una de las principales maneras de hacer mi trabajo, sino de estar en un lugar. Me gusta el silencio, pero hay músicas que logran eso también. Consumo una cantidad de música enorme y siempre descubro cosas nuevas. Le doy mucho valor a aquella que utilizo para hacer mi trabajo, que no es tanto un trabajo porque es muy divertido, aunque en realidad, cuando se trata de una ilustración, de un cartel, lleva un proceso complicado de concentración y de creación. La música, en ese sentido, me ayuda mucho; si no tuviera música para el proceso creo que no sería la misma persona, ni crearía las mismas cosas. 

De toda ella, prefiero las bandas sonoras para cine, me enamoran. Las escucho y creo películas mientras dibujo. Hasta cierto punto, es lo que me mantiene vivo trabajando, creando. 

Desde que me gradué en el 2005 siempre he estado implicado en proyectos que tienen que ver directa o indirectamente con la música. Recuerdo el principio: cuando trabajamos con Harold López-Nussa y el video de Bailando suiza. Por ahí vinieron otros videoclips: Aldo López-Gavilán, Buena Fe, Eme Alfonso, X Alfonso y el más reciente, para cerrar una etapa de videoclips en mi vida así lo veo con Harold nuevamente (y Cimafunk). Creo que si no hubiera sido diseñador, ilustrador, hubiera sido músico o quizás algo que tenga que ver con ese mundo. Es una de mis piezas clave para vivir. 

Como me dediqué desde muy temprano a hacer audiovisuales spots para la televisión, para las redes sociales solía ser necesario editar una música que formara parte de la historia. Lo hice con miedo y también con mucho respeto: siempre debemos entender qué es lo que quiere decir el artista y cuál es el sentimiento que está queriendo plasmar en su creación, en su composición. 

Siempre que trabajo con música hay inspiración, y no está escondida, sino a flor de piel. Quizás en proyectos más abstractos la inspiración llegue de una manera más difícil y haya que hacer lo que hacen los diseñadores, los artistas y los mismos músicos: deconstruir todo lo que estás haciendo para buscar un núcleo, un punto en común y desde ahí establecer la creación; pero cuando trabajo para la música, con la música, es súper fácil: soy yo quien la escojo, y siempre lo hago basado en mi gusto personal.

Si debo llevarme un solo disco a una isla desierta sería una banda sonora para cine, qué sé yo, es tan vasta la música que me es imposible decidir, pero creo que sería como la de Animales Nocturnos, una de mis películas de cabecera; o la de La Grande Belleza, de Sorrentino. Y claro, música cubana, la necesito, y en una isla desierta, más. No puedo precisar cuál, pero ahí estarían Los Van Van, Cimafunk, Harold, Aldito, X Alfonso, Eme, Ancestros y Ancestros Sinfónico.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Ilustración: Raupa.

Raupa Más publicaciones

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

También te sugerimos