Magazine AM:PM
Publicidad
Reseñas Identidades / Coro Madrigalista Identidades / Coro Madrigalista

Identidades / Coro Madrigalista

Las canciones son señuelos, los poetas y cantores, su contrabando. Hay cosas sagradas que nada, ni las más inverosímiles circunstancias, pueden silenciar. Las voces se alzan más allá de lo imaginado y en nuestros oídos encuentran el justo cielo. En Santiago de Cuba la música coral es tradición y razón de vida cotidiana. Basta el trasiego por los alrededores de la Catedral para que el vuelo del arcángel se trastoque con los pasos de otros que en tierra son fe y bautismo de la polifonía. En un escenario diverso, donde su gente viste la música cual hábito, el primogénito coro Madrigalista distingue los acordes de la cultural geografía. 

Confieso que escucho muy poco fonogramas de música coral, mi pasión es disfrutar de las agrupaciones en sus conciertos. También es verdad que siempre he tenido esa posibilidad. Sin embargo, para una formación de este tipo es importante el acceso a los estudios de grabación, como oportunidad de registrar la obra y el valor patrimonial que entraña.  

Del soporte del disco y de su casi nula circulación y eficacia en el encadenamiento de la producción, circulación y consumo de la obra musical, se ha hablado mucho. Los álbumes fuera de plataformas digitales poco favor le hacen al artista, aunque el “de mano en mano” —sin resultados comerciales—, funcione mejor al llegar al menos a muchos interesados. 

Los lauros de algunas producciones discográficas en el Cubadisco no tienen una correlación directa con la promoción de la obra, quedan como fuente de regocijo para los artistas implicados, pero en modo alguno se articulan con el proceso de distribución y consumo. Transcurridos algunos meses desde que el coro Madrigalista fue galardonado con el Premio Cubadisco 2023 en la categoría de Música Coral por el fonograma Identidades, me pregunto quiénes —fuera de los involucrados en el certamen— habrán tenido la oportunidad de escucharlo, y si ya está en las fonotecas de radioemisoras provinciales y nacionales. 

El sello Colibrí apostó por la compilación de piezas cuya grabación aconteció en los estudios Siboney de Santiago de Cuba, y remiten a la tradición trovadoresca, sonera y guarachera que por lo general incluyen las formaciones corales cubanas en sus interpretaciones, y que en el caso de Santiago de Cuba adquieren los particulares modos de trovasonear, innatos a la musicalidad de la región y muy distinguibles en solos e improvisaciones durante las presentaciones. 

La producción musical, a cargo de Rafael Guedes, aunó doce títulos integrados por obras de Pablo Milanés (A dos manos, Comienzo y final de una verde mañana y Ámame como soy), Silvio Rodríguez (Te amaré), Carlos Varela (Una palabra), Santiago Feliú (Para Bárbara), Liuba María Hevia (Ausencia), Francisco Repilado (Chan Chan), Ñico Saquito (María Cristina), Juan Formell (El baile del buey cansa’o), y Adalberto Álvarez (De Cuba pa’l mundo entero).

¿Qué gracia tendría la adquisición de un álbum para escuchar temas que conocemos hasta la saciedad? Identidades muestra el sonoro rostro de lo cubano-universal en un culto a las esencias de las trovas y los sones corales. El fonograma compendia composiciones, arreglos e interpretaciones que transitan de la íntima escucha al espacio del jolgorio. Como quien ofrece un manjar en melódico paladeo, la formación, con la guía de la maestra Magalys Sánchez Malleuve para esta grabación, apela a la simbiosis de piezas icónicas de la cancionística, lo guarachero y sonero insular de distintos periodos y autores, con versiones de Conrado Monier, Melvin Rodríguez, Wilma Alba y Jesús Martínez. En los casos de Monier y Rodríguez, son de los arreglistas con mayor presencia en el repertorio coral de esta urbe en la actualidad. Y, por supuesto, la traslación al canto entre solistas y coro le otorga matices y cualidades a algunos temas cuya trascendencia suele disiparse en otros contextos con interpretaciones tipo “sopa sonora”.  

Creado en 1955 bajo la dirección del maestro Miguel García Oliva, y con la sucesión de otros directores, el Madrigalista ha realizado las producciones Coro Madrigalista y Coro Madrigalista XX Aniversario, ambas bajo la batuta de García; mientras que con la guía de Santiago Fals se registran Semblanza musical de Santiago de Cuba (con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de Oriente) y Aniversario Pepe Sánchez. El periodo más reciente de grabaciones ha estado dirigido por la maestra Magalys Sánchez Malleuve con Páginas de Abril (2010), realizado en los Estudios de la Egrem, Resuenen armonioso, DVD de producción independiente con música de Esteban Salas, y el álbum que hoy comentamos. 

Identidades confirma la arquitectura sonora de una ciudad donde la trova y el son hallan motivos permanentes para su reapropiación. La escucha de los doce pilares que sustentan esta obra discográfica conecta con una importante zona del repertorio de la agrupación y salva del letargo fonográfico a la música coral. Desde la Casona con estilo colonial del Madrigalista, ubicada en la emblemática esquina del callejón Carnicería, se expande la canción como lenguaje de Cuba pal mundo entero.

 

Escucha Identidades en Sandunga aquí.

Yorisel Andino Más publicaciones

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

También te sugerimos