Magazine AM:PM
Publicidad
Artículos Fotos de Pablo Larralde. Cortesía de Fábrica de Arte Cubano.

Ghetto Kumbé en La Habana: el futuro está en las raíces 

Entre los agitados escenarios de la música electrónica, pero con los sonidos afro-colombianos como base, la banda Ghetto Kumbé se alza con una propuesta imponente. Compuesta por tres músicos originarios de la costa colombiana, el grupo nació en su capital, Bogotá, y ya cuenta con una veintena de temas donde la percusión es la base para generar sonidos inigualables: rumba digital, folklore electrónico o cumbia fusionada.

Detrás de su energía y cadencia irresistibles se esconde una profunda exploración de las raíces musicales de Colombia y el oeste de África, tejiendo un puente sonoro que conecta las tradiciones ancestrales con la modernidad de la música electrónica.

Durante la estancia del grupo en La Habana la pasada semana, sostuvimos una entrevista en la que confesaron que detrás de sus canciones hay una rigurosa investigación de los ritmos que se escuchan en Latinoamérica y fundamentalmente en Colombia; los cuales presentan similitudes con las sonoridades de algunas regiones africanas.

Además de convertirse en una novedosa propuesta musical, la idea de fusionar las melodías parte de la necesidad de adentrarse en los orígenes para dar a conocer la esencia misma de la música folklórica tradicional. Edgardo Garcés, más conocido como Guajiro, nos cuenta los porqués:

“Muchos ni siquiera sabían el nombre de los instrumentos tradicionales, y la idea de montarnos y crear todo este mundo fue llevarles algo del folklore con nueva música de estas generaciones… Para nosotros es importante conservar la tradición, que la mezcla sea bien orgánica, sin perder la esencia”.

Fotos de Pablo Larralde. Cortesía de Fábrica de Arte Cubano.

Vestir la música tradicional de raíces africanas con los sonidos vanguardistas de la música electrónica combina dos mundos sonoros aparentemente divergentes, pero que en la fusión crean una sinergia poderosa y emocionante. Al unir lo ancestral y lo moderno crean algo único y fascinante que trasciende las barreras del tiempo y el espacio. Logran no solo mantener viva la esencia y el espíritu de la música tradicional, sino también una nueva forma de expresión que la lleva a territorios inexplorados y la conecta con nuevas audiencias y contextos culturales: “el futuro está en las raíces”.

Sumando el compromiso con la tradición, Ghetto Kumbé apuesta por dar visibilidad a la realidad social de Colombia y a los movimientos revolucionarios del mundo, es un faro que guía su arte y su mensaje. En un entorno donde la superficialidad y el hedonismo imperan, el grupo ha optado por un camino menos transitado, marcado por la autenticidad, la honestidad y un profundo deber con las realidades que les rodean.

“El proyecto desde un principio era muy arriesgado porque no estábamos haciendo música comercial y no era el fin de nosotros tampoco. En el momento en que empezamos, todos nuestros amigos músicos estaban en este proceso de hacer algo que pegue, que suene, estar en la radio, en la televisión, ganar dinero; y nosotros estábamos en el lado opuesto de todas estas ideas. No nos importa si no ganamos plata. Cuando empezamos a crear y supimos que ya teníamos algo lo más cercano a lo que nos imaginábamos, llegamos a la conclusión de que también esto podía ser el canal para decir lo que nadie se atreve a decir. Para mí es importante el mensaje. Yo hago la mayoría de las letras y no me veo escribiendo una letra que no tenga nada que decir”. Así nos comenta Garcés cómo fueron sus inicios ante el reto que les planteaba la industria musical. Como nos decía Andrés Mercado, el percusionista de la banda, alias Doc Key, “cuando las canciones son poderosas, generan conciencia”. Este era el concepto al que querían llegar: usar las influencias en los barrios y conectarse más con las pequeñas poblaciones y los lugares donde existe una realidad diferente. “Hay que decir cosas que entren, que sean interesantes y no una repetición negativa”, dijo.

Desde el inicio no tenían nada que perder y lo dieron todo. Eso encajó en la música que estaban haciendo y el público también empezó a sentirse identificado.

Fotos de Pablo Larralde. Cortesía de Fábrica de Arte Cubano.

Por otro lado, al preguntar por el significado de Ghetto Kumbé, aflora un concepto denominado “fiesta del barrio”. Cuenta Mercado que su creación  “se influencia de las músicas que nacen de los barrios, los ghettos; de las interpretaciones de la música electrónica pero hecha en los barrios: los de África, Venezuela, Colombia, todo el Caribe. Y el kumbé es un término africano, dicen que significa celebración…”.

Es entonces Ghetto Kumbé más que el sonido, es el latido de la vida cotidiana, la voz de un pueblo que celebra, llora, protesta y ama a través de sus canciones. Al adoptar este nombre cargado de significado, conectan con la esencia misma de la música popular colombiana, con sus raíces afro, indígenas y mestizas que se entrelazan para dar forma a un mosaico sonoro único y apasionante.

Tras cinco días de intercambio en La Habana, gracias al apoyo de la Unión Europea y de Cosude en el marco del proyecto A ritmo de inclusión del Fondo de Arte Joven, la banda pudo compartir su arte con DJ, productores y el público de la Isla. Durante tres talleres mostraron su proceso de creación y colaboraron con jóvenes talentos. En estas sesiones se experimentó en vivo y en directo, fusionando ritmos cubanos potenciados y revitalizados por los beats y sintetizadores electrónicos, lo que resultó en un momento único de total aprendizaje.

Los dos días restantes tuvieron protagonismo los conciertos en Estudio 50 y Fábrica de Arte Cubano. Acompañada de la experiencia musical, los espectadores tuvieron el impacto de la estética visual de la banda: máscaras extravagantes, tambores coloridos y neones futuristas que generaron un estado hipnótico, con un flujo constante de emociones, ritmos y sensaciones, envueltos en una atmósfera vibrante y cautivadora que invitó al movimiento y a la contemplación. Cada elemento meticulosamente diseñado transportó al público a un espacio donde lo tradicional y lo contemporáneo convergían en una danza de colores, sonidos y significados, dando lugar a lo que ellos denominaron “ritual de los tambores”.

Fotos de Pablo Larralde. Cortesía de Fábrica de Arte Cubano.

Ghetto Kumbé trasciende para el público cubano como una vía para explorar la relación entre la música, el baile, la performance y la esencia ritual. En una experiencia envolvente, la banda invita a la audiencia a sumergirse en un universo en el que la música se convierte en un instrumento de conexión humana y expresión cultural.

Antes de este encuentro en la capital habanera, el grupo solo había tenido contacto con la música cubana por un disco de Los Papines que una vez encontraron y del cual tomaron inspiración y combinaron sonidos para una de sus canciones.

Casi al finalizar la entrevista Guajiro contó que este ha sido un viaje para aprender y para conocer en poco tiempo cómo es la dinámica de La Habana, y que ha reforzado su identidad como músicos y como personas del Caribe. Terminó diciendo: “después de adentrarnos en todo el folklore y las raíces africanas, empieza también esa curiosidad, empiezas a conocerte, a darte cuenta de todo el viaje que ha hecho África por el Caribe… Entonces hay mucho más que aprender, que investigar y hay mucho más por hacer”.

La visita del grupo a Cuba, cuna de innumerables géneros musicales y fuente inagotable de inspiración, se convierte en un hito significativo para ambas partes. Al sumergirse en la riqueza musical y cultural de la Isla, los artistas descubren nuevas perspectivas, se inspiran en sonidos ancestrales y forjan conexiones profundas con músicos locales que comparten su pasión por la música y la tradición. De esta forma se abren las puertas a futuras alianzas y oportunidades de intercambio creativo, que no solo enriquecen el repertorio del grupo, sino que fortalecen los lazos de fraternidad y cooperación que unen a los artistas en su viaje por el Caribe musical.

Fotos de Pablo Larralde. Cortesía de Fábrica de Arte Cubano.

Karla Gabriela Quintana Quiñones Más publicaciones

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

También te sugerimos