Magazine AM:PM
Publicidad
Reviews Cartel del evento de Hip-Hop cubano Puños Arriba Poster of the Cuban Hip-Hop event Cuños Arriba.

A journey to rap in the profound

I remember that just 15 years ago, hip hop in Cuba was surrounded by big questions. How can a culture of resistance, prophetic and rebellious by nature, have its place in and contribute to the transformation of society under the umbrella of the Cuban Revolution? How can it project revolution and have the capacity for debating among its exponents internal issues such as violence, machismo, and homophobia? Those were the old school times, with emblematic groups like Explosión Suprema, Doble Filo, Anónimo Consejo, Las Krudas and Obsesión. Hundreds of rap groups throughout the country, along with graffiti artists, dancers, producers and activists, attracted national and international attention as a possible movement. An identity that made a connection with the anti-racist testimony of black people on our island and an artistic (and political) agenda for channeling its art. After various collective efforts, however, that history appeared to have succumbed to many internal and external pressures.

Portada del libro "Rapear una Cuba utópica. Testimonios del movimiento hiphopero" de Alejandro Zamora. Foto: Guantanamera Ediciones.

Cover of the book «Rapear a Utopian Cuba. Testimonies of the hip hop movement »by Alejandro Zamora. Photo: Guantanamera Editions.

Llegado un punto, todas las preguntas terminaron por convertirse en una sola: ¿qué pasó? Rapping a Utopian Cuba, libro del periodista e investigador cubano Alejandro Zamora, quizás sea el esfuerzo más audaz hasta la fecha por trazar la cartografía de más de 20 años de hip hop en Cuba y, de paso, llenar esos vacíos. Zamora apostó en grande. Se fue a las ligas mayores del periodismo de investigación con sus cuestionarios, sus múltiples estudios previos y sus cavilaciones entrecruzadas. El resultado es una colección envidiable de entrevistas a gente clave que no podía faltar.

Las voces de la trinidad fundacional del hip hop cubano, Rodolfo Rensoli, Ariel Fernández y Pablo Herrera, están aquí; las del primer grupo queer de Cuba, Las Krudas, están; las de Alexei y Magia, de Obsesión; la de Edrey, de Ogguere; la del promotor Balesy Rivero; la voz de Miguelito “La Peste”, pionero del baile callejero en el país; la de DJ Jigüe, la del grafitero Yulier P. y la de Hefzi-bá, defensora del rap cristiano, están; las de dos protagonistas de la sacudida que supuso la Comisión Depuradora en 2007: Silvito El Libre, y Aldo, de los Aldeanos; las voces de funcionarios del Ministerio de Cultura como Susana García, primera directora de la Agencia Cubana de Rap, y del poeta Alpidio Alonso, presidente de la Asociación Hermanos Saíz en aquel entonces, están; y también las de la musicóloga Grizel Hernández e intelectuales vinculados al hip hop como Roberto Zurbano, Tomasito Fernández Robaina y Víctor Fowler. Es probable que falten otras, pero Alejandro Zamora ha construido un libro ecuménico que potencia el diálogo y la reflexión colectiva. Y en sus 434 páginas uno va entendiendo que Rapping a Utopian Cuba no solo es una recreación de la memoria colectiva de lo que fue, sino una oportunidad concreta desde la cual la cultura hip hop cubana de hoy puede repensarse en nuevos caminos y tomar un segundo aire.

Rapping a Utopian Cuba, by Alejandro Zamora
Editorial Guantanamera, 2017

Marcel Lueiro Editor and poet. Responsible father Ability to gather sensitivities. He often dreams that he is a shaman who makes snakes sing. More posts

Leave a comment

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

We also suggest