Magazine AM:PM
Publicidad
Playlists Illustration: Roman Alsina / Magazine AM: PM. Illustration: Roman Alsina / Magazine AM: PM.

Playlist: old records with storms and cyclones

Now that the hurricane season is in full swing and that the Atlantic — let's look at the forecast center maps for a moment — seems to be abuzz, let's dust off this playlist that Sigfredo Ariel made us a while ago, with that peculiar skill of his bringing to the present songs of yesteryear. This is a sound tour through music that once had storms and cyclones as protagonists, a list to listen to as we ask for a truce to the Caribbean in this dire 2020. 

El ciclón (Alberto Villalón)

Interpretado por Regino López, Adolfo Colombo y Pilar Jiménez en marzo de 1907 para la firma Victor (Vi68532), es probablemente el primer impreso de la fonografía cubana con palabras cantadas que testimonia el paso por la Isla de un “meteoro”, como suele decirse últimamente. Se trata de un apresurado “bolero” que pertenece a la zarzuela del mismo título con música de Manuel Mauri y letra de los hermanos Robreño estrenada en 1906 en el Teatro Alhambra, al parecer con bastante éxito. También con el título de El ciclón aparece en los viejos catálogos de la Victor otro registro, fechado en octubre de 1915, de un “diálogo-canción” firmado por Alberto Villalón e interpretado por Colombo y la actriz Consuelo Novoa, acompañados por el autor a la guitarra (Vi69090). 

La tormenta (Oscar Hernández)

El propio Villalón figura con frecuencia como guitarrista en placas grabadas por artistas vinculados al teatro vernáculo, entre ellos la modesta tiple Blanca Vázquez quien, a dúo con Ofelia Rivas, grabó en marzo de 1913 la clave titulada La tormenta (Vi65738) del entonces muy joven trovador Oscar Hernández. 

Illustration: Roman Alsina / Magazine AM: PM.

Illustration: Roman Alsina / Magazine AM: PM.

Se perdió mi Cuba (Manuel Corona)

Recorded at the beginning of 1911 (Vi63342) by Floro Zorrilla and the author himself, this rumba by Manuel Corona alludes to the disaster left in its wake by a powerful cyclone popularly known as “that of the five days”, which devastated the city of Havana and the tobacco regions of Pinar del Río as of October 14, 1910.

El chivo suelto (Antonio Morejón)

This Guajiro point alludes to the same hurricane in the previous song by the singer of peasant tunes Antonio Morejón, recorded with his bandurria in January 1911 (Vi 63255). 

 

Cuan destino tan fatal

te persigue patria mía.

Aquí llorando noche y día

más aumenta mi pesar.

Desventuras sin igual,

no se han visto con razón

porque después del ciclón.

los chivos en la sabana

han convertido a La Habana

en clásico chilindrón.

El huracán y la palma (Sindo Garay)     

Although some have ventured the idea that the song was inspired to Sindo Garay by the "cyclone of 26", the first recording of the work dates from the year 1915 and was made for the firm Columbia (Co62979) by Sindo and his Guarionex son. This "rhapsody" - as its author named it - has a curiously worded handwriting from which the courageous resistance of a royal palm, one of the national symbols, can be deduced from the onslaught of violent gusts of acycloned wind. 

Entre las más difundidas interpretaciones de El huracán y la palma se encuentra la del dúo de María Teresa Vera y Lorenzo Hierrezuelo, realizada a instancias de María Teresa Linares alrededor del año 1961 y publicada años más tarde en el tercer volumen de la serie de discos La Canción Tradicional Cubana (Areito 3388). He escuchado otra versión de María Teresa y Lorenzo, extraída de viejos archivos de la radio habanera, con mayor complejidad en el trabajo de la guitarra e incluso en el acople de las voces. 

Around 1964 Guarionex Garay (tenor) and Adriano Rodríguez (baritone) also recorded it with the careful supervision of the author and backed by the guitar of Octavio Sánchez “Cotán” (Areito 3109). From this phonogram, we transcribe his lyrics:

 

Silbaron los pinos auxilio siniestro.
Los cedros tranquilos esperan dolor.
La ceiba frondosa temblando sonríe.
La yerba en el llano sumisa a morir.

 

Pero hay una palma que Dios solamente
le dijo al cubano: cultiva su amor
que erguida y valiente con blando capullo
que sirve de espada, doblada hacia el suelo,
besando la tierra batió al huracán
batió al huracán

batió al huracán.

Una versión más reciente de El huracán y la palma aparece en 20 Canciones de Sindo Garay del dúo Voces del Caney con la guitarra de Sarvelio Montero, CD grabado en 2015 y producido por Lázaro García para el sello Colibrí.

Illustration: Roman Alsina / Magazine AM: PM.

Illustration: Roman Alsina / Magazine AM: PM.

Recuerdos del Valbanera (Miguel Puertas Salgado)

Miguel Puertas Salgado, llamado “El juglar villareño del laúd peregrino”, dejó impresas en 1920 para la firma Columbia dos caras de disco con el título Recuerdos del Valbanera (C3943), con seis décimas que lamentan la pérdida en el estrecho de la Florida del trasatlántico español nombrado así en honor a la Virgen de Valvanera. Considerada la mayor catástrofe naval sufrida por España en tiempo de paz, con 488 víctimas fatales, el naufragio del Valbanera fue provocado por un violento huracán el 9 de septiembre de 1919. 

La siguiente es la penúltima de las décimas de Recuerdos del Valbanera:

 

Pasó el ciclón mar afuera,

no se siente ni un rumor

del pasar de ese vapor

ni hubo uno que lo viera.

El pueblo se desespera,

la tristeza es sin igual.

El silencio es sepulcral

pues noticias no se tienen.

Los amigos se detienen

al ver el ciclón pasar.

 

Ciclón (Jorge Anckermann)

Uno de los grandes éxitos de taquilla del Teatro Alhambra fue la zarzuela cubana La Isla de las Cotorras, con libreto de Federico Villoch y música de Jorge Anckermann, estrenada el 23 de febrero de 1923. Denominada “sainete-revista en un acto”, la obra comienza con la representación de un huracán de grandes dimensiones el cual empuja al negrito Tango y el gallego Muñeira a una isla desconocida donde los protagonistas encuentran a otros personajes que también han sido arrastrados por los vientos. Como era usual en este coliseo, la obertura fue dispuesta en forma de danzón por el laborioso maestro Anckermann, quien dirigió por más de dos décadas la orquesta del Alhambra, partitura que lleva por título Ciclón, actualmente en los archivos del Museo Nacional de la Música. 

La escena del huracán de La Isla de las Cotorras fue recreada brevemente en una secuencia de La bella del Alhambra, de Enrique Pineda Barnet en 1989, e incluida en el disco de larga duración que publicó Egrem con la banda sonora de la película, que contó con arreglos orquestales de Mario Romeu sobre las partituras originales. 

El Trío y el ciclón (Miguel Matamoros)

The second trip of the Matamoros Trio in 1930 to the Dominican Republic coincided with the inauguration of the ill-fated Rafael Leónidas Trujillo, and with the onslaught of one of the most devastating hurricanes recorded in that part of the world. Called "The cyclone of September 3" or "San Zenón", it claimed thousands of fatalities and substantial material damage.

La primera grabación de El Trío y el ciclón, compuesta por Matamoros a partir de lo vivido por ellos durante el meteoro en Santo Domingo, e identificada como bolero son, fue realizada por el Trío en La Habana del 23 de febrero de 1931 aunque su versión más difundida es la que apareció originalmente en el disco de larga duración “El último LP del Trío Matamoros” (LPV 1061), grabado por la firma cubana Velvet en los estudios de Radio Progreso y publicado en 1960. Ramón “Mongo” Huerta tuvo a su cargo la guitarra prima.

Esto fue lo más sabroso
que el Trío en un aeroplano
volviera a suelo cubano
para seguir venturoso.

Cada vez que me acuerdo del ciclón
se me enferma el corazón.

Aquí termina la historia
de tan tremendo ciclón,
los muertos van a la Gloria
y los vivos a bailar el son.

 

Que te lleve un ciclón (Walfrido Guevara)

The least known of the Grenet brothers, Ernesto, lived between 1908 and 1981, with more or less extensive stays in New York, Paris and several Spanish cities. At the end of the 40s he appeared in Tropicana, leading his group, with which he recorded for the Panart firm at the beginning of the fifth decade of the last century, this guaracha with inconsiderate lyrics that, apparently, belongs to Walfrido Guevara (P 1261). Ernesto Grenet's ensemble alternated with the orchestra led by Armando Romeu Jr. and then by Bebo Valdés in the famous cabaret, where he stayed for a long time. 

Los tres Juanes (Bienvenido Julián Gutiérrez)

En al menos dos de sus composiciones Bienvenido Julián Gutiérrez se refiere, si bien no a un ciclón, sí a un temido “mal tiempo”. A Los tres Juanes, plegaria en tiempo de bolero a la Patrona de Cuba, pertenece esta línea: “Virgen que a los tres Juanes apareciste / aplacando la furia del elemento”, grabada por primera vez en 1948 por el conjunto de Arsenio Rodríguez (Vi 23-1072) e integrada una década más tarde en el LD Sones de ayer (Gema 1108) de Miguelito Cuní con un grupo dirigido por Niño Rivera. 

"The fury of the element" from Gutiérrez's pious bolero, imagine the hurricane that according to religious tradition was about to wreck the boat in which three slaves were sailing, a storm instantly mitigated when before his eyes, in the turbulent waters of the Bay of Nipe, an image emerged on a wooden tablet with the inscription "I am the Virgin of Charity."

El cielo tenebroso (Bienvenido Julián Gutiérrez)

En la misma placa Sones de ayer de 1958 se encuentra este bolero son, que comparte con Los tres Juanes argumento de inclemencia climatológica e intervención celestial, aunque concluye con enigmático montuno:

El cielo tenebroso

amenazaba estallar

la horrible tormenta 

de mi triste final 

pero un ángel velaba

el momento fatal

y entonces las nubes

tristes huyeron

ante mi lealtad.

 

Alabao sea Dios, 

mi compadre me quiere 

llevar la mujer.

Ciclón (José Barros) 

The Joven del Cayo ensemble played this guaracha in 1955 with the singing of its director-founder Domingo Vargas and the choir of Chelino y Ferrán (Panart 1695).  

Vendaval sin rumbo (José Dolores Quiñones)

Celio González achieved one of the greatest successes of his career with this typical “victrola bolero” or “bolerón”, as Leonardo Acosta liked to describe these specimens of the genre with tremendous lyrics: “An aimless gale that you take away so many things from this world … ”. Then from Mexico he sang it in the 60's Javier Solís with ranchero clean and jerk and a few years later Héctor Téllez remembered him on a 45-revolution record that played the latest coin-operated automatic victrolas.

El huracán (Manuel Saumell)

Así se titula una de sus breves contradanzas que Frank Emilio incluyó en 1962 en su primera producción discográfica en solitario, Danzas cubanas (Egrem 3138). 

Cataclismo (Manuel Saumell)

Pura Ortiz dedicó a Saumell en 1975 su único disco (Areito 3694) que no incluye El huracán; ausente también del larga duración de diez pulgadas de Paquito Godino, editado en 1956 con las primeras grabaciones de obras de Saumell y Cervantes (Panart 4000). Ambos fonogramas, en cambio, contienen la contradanza Cataclismo (o El cataclismo), quién sabe si dedicada a algún olvidado fenómeno meteorológico de la época de don Manuel.

Lo que me llevó el ciclón (Chanito Isidrón) 

En 1985, pocos días después del paso del huracán Kate, cuando aún las luminarias de Línea estaban doblegadas, había muchos árboles caídos en El Vedado y el agua de mar no se había retirado totalmente de las calles cercanas al malecón, escuché en la radio unas regocijadas décimas de Chanito Isidrón en voz de no recuerdo cuál intérprete guajiro, que relacionaban la inexorable merma de la potencia sexual de un veterano semental con la marcha del “meteoro”: Lo que me llevó el ciclón. Se sabe que el humor acompaña a los cubanos en las buenas y las peores. 

CODA

Un playlist de música cubana surtido con tramas de ciclones, huracanes y tormentas en general podría estirarse hasta alcanzar, por ejemplo, a Adalberto Álvarez y su Agua que cae del cielo, de los tiempos de Son 14 con Tiburón Morales, revisitado por Omara Portuondo en 1987 en su disco con Adalberto y su Son (Areito 4071), y a Chachao López en su Lluvia, viento y caña, contenido en Master Sessions Vol. I (Crescent Moon EK 64320) de 1994, y a Huracanes, del trovador matancero Tony Ávila, perteneciente a su fonograma Credenciales, de 2012.

To conclude, as a nice television meteorologist, Mr. Lima, used to say goodbye to his daily report, I would like to share this wish, very appropriate for the season: "May the good weather be with you." 

Sigfredo Ariel (1962-2020). Autor de veinte libros de poemas, culpable de intrusismo en varias otras disciplinas: artes plásticas, guiones, periodismo. Obsesión: la frágil memoria de la música cubana. More posts

Leave a comment

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

We also suggest