Magazine AM:PM
Publicidad
Galería Diseño: Jennifer Ancizar

Dibujar la Música: Mayo Bous

La música forma parte de mi existencia tanto como el oxígeno o el agua; simplemente no puedo vivir sin ella. Siempre estoy buscando un chance para intentar hacer música, ya sea tocando guitarra en los apagones o haciendo (incipientes) diseños sonoros para algún proyecto.

Como consumidor siento que soy muy inconforme, trato de escuchar todo el tiempo algo nuevo. Atesoro las canciones que ya descubrí y formaron parte importante de mi vida, pero no puedo escuchar siempre lo mismo. Tengo una necesidad imperiosa de descubrir nueva música, de lugares insospechados, o vieja música, de épocas que revisito porque pasé por alto a determinados artistas.

Tuve la suerte de crecer en una familia bastante musical. Mi padre y mi hermano son músicos, y desde muy temprano tuve una educación musical muy constante. Creo que mi primera relación parecida a algo profesional fue “diseñando” (y lo pongo entre comillas porque en aquel momento no tenía idea de lo que era diseñar) los carteles para sus presentaciones. Eventualmente me incorporé a su banda, aunque duré poco ahí, pues entre otras cosas empecé la carrera de diseño y elegí ser más diseñador que músico.

Sin embargo, todo lo que aprendí en ese tiempo lo aplico constantemente a mi trabajo como ilustrador. El ambiente underground, los instrumentos y la indumentaria, el feeling de estar en el escenario, son cosas que me encanta traducir en ilustraciones. Esto naturalmente me ha llevado a colaborar con disímiles proyectos de música, desde estudios de grabación como BandEra Studio, hasta grupos musicales y artistas de la talla de Ruy Adrián López-Nussa y Thomas Laffont, pasando por revistas como Magazine AM:PM. Para estos trabajos encuentro inspiración prácticamente en todos lados, pero sobre todo en la música sobre la que trata el proyecto en cuestión. En dependencia del género suelo buscar discos similares y trato de adivinar por qué las personas que los diseñaron tradujeron sus canciones en esas imágenes tan caprichosamente, y así voy encontrando caminos a los que les veo sentido. Si el proyecto no es diseñar un disco y tiene más que ver con alguna referencia histórica o social, pues me doy a la tarea de investigar todo ese contexto y armar un reference board y tratar de mezclarlo con figuras de la música. No sé, la verdad, no estoy seguro de tener una fuente particular de inspiración. Creo que tiene que ver mucho con la relación de la música con el proyecto en sí y las imágenes que puedan gestarse en ese sentido.

Dos de los tres trabajos fijos que tengo actualmente tienen que ver directamente con la música. Uno pensaría que, claro, como tengo que enfrentarme a ello a diario no me queda otra que tenerla presente todo el tiempo, en todas partes. Pero es al revés, precisamente llegué a esos lugares porque busco la música en todo, es algo que no puedo evitar. Casi todos mis proyectos personales también tienen que ver con música. Incluso cuando estoy garabateando en mis (poquitísimos) ratos libres me imagino una banda sonora para dichos garabatos. Es que hasta cuando se va la luz y es de noche y no puedo ver (y por tanto, no puedo dibujar), por mi salud mental tengo que agarrar la guitarra o el ukelele y ponerme a garabatear con sus notas.

No voy a decir que escucho de todo, pero mi playlist es bastante ecléctica y está en constante crecimiento, siempre voy descubriendo nuevos temas que para mí valen oro. Creo que mi grupo favorito es Dream Theater pero, la verdad la verdad, las músicas de los videojuegos son las que no pueden faltar. Es que lo tienen todo: desde música clásica, pasando por el jazz y el rock y todos sus subgéneros. Pero además, están tan bien hechas (incluso las de chiptune) que desde sus propios diseños han sido meticulosa y científicamente compuestas para que se te queden pegadas en la cabeza. Definitivamente mis artistas favoritos son Yasunori Mitsuda, Nobuo Uematsu y Koji Kondo. Obviamente tengo muchos más artistas favoritos, pero la lista sería endemoniadamente larga y, al final, estos que mencioné acá tienen una influencia (marcadísima) de todos ellos —como Kansas y Friendship, por ejemplo.

¿Qué disco me llevaría a una isla desierta? Ese sería Octavarium, de Dream Theater. Además de que es un álbum que me recuerda a Jennifer Ancizar, cada una de sus canciones es una obra maestra, en mi opinión. ¿Para qué artista o banda con la que aún no he trabajado me gustaría diseñar/ilustrar? También Dream Theater, definitivamente.

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

 

Ilustración: Mayo Bous

Mayo Bous Más publicaciones

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

También te sugerimos