Magazine AM:PM
Publicidad
Playlists Ilustración: Jennifer Ancizar

Cada loco con su tema

Por alguna razón le hemos cantado mucho a la locura. El tema es complejo, nada más en La Habana “hay una pila de locos”. Los hay con moto, sin papeles, algunos con la libido demasiado notable, otros que buscan con quién compartir su desorden; algunas andan al borde, y están también los que se hacen pasar —por locos—, pero entienden las cosas mejor que la mayoría de la gente.

Lo cierto es que en esta Isla perder la cordura no es nada difícil. Que te digan que eres un loco puede ser un gran elogio; pero si de casualidad te volviste loco, probablemente hayas cometido una ofensa grave y la amenaza sea inminente; a fin de cuentas, comerse un camión de locos le puede pasar a cualquiera.

A pesar de que con frecuencia se asocia este término a ciertas enfermedades psiquiátricas o neurodivergencias, somos conscientes de que es un uso completamente errado y, por tanto, opuesto a nuestra intención. Con estas canciones queremos hacerle un guiño a todes les que sueñan, dicen lo que piensan y no se rigen por las exigencias y los esquemas que la sociedad impone, porque elles son les que propician los cambios que hacen tanta falta en este mundo. “Allá donde el cuerdo no alcanza”, está sonando esta playlist.

Locos por mi Habana / Manolito Simonet y su Trabuco

A sus más de veinte años de compuesta, Locos por mi Habana sigue funcionando como uno de los temas memorables de esta ciudad y es el emblemático de Manolito Simonet y su Trabuco, ese que nunca puede faltar en sus presentaciones. Con su interpretación festinada de una supuesta locura que no es más que cotidianidad y adaptación, he aquí el rostro autocomplaciente de una ciudad que no le hace mucho juego a aquello de que veinte años no es nada.

A una loca como tú / Candyman & Joanis Star

Ser un “loco” puede ser tan reivindicativo como su autor o protagonista decidan. En cualquier escenario, el punto clave para Candyman y Joanis Star es compartir esta locura. “A una loca como tú, le hace falta un loco como yo”, cantan y, más allá de cierta simplicidad del estribillo y de su distanciamiento con la cordura, nos dejan un tema que ya para 2011 —año de su estreno—  aporta pinceladas al reguetón con una estética cubanizada y que perdura con rasgos en común, una década después, hasta nuestros días.

Cada loco con su tema / Machito & His Afrocubans

Si a ti te gusta la rumba y a tu amigue la plena, no pasa nada, cada loco con su tema. Justo esto nos intentan decir Machito y su orquesta. El tema funciona entonces como un canto a la diversidad y libertad. La clave que propone la orquesta, sea cual sea la situación, es el respeto, y en esto coincidimos.

El loco del tranvía / William Vivanco

Si estar cuerdo es vivir aparentando que tienes todo bajo control, presumir de un confort inútil, asumir sin cuestionar; entonces es preferible ser un loco. Ya desde su primer álbum, Lo tengo tó pensao (2002), William Vivanco canta y le da vueltas a una cuestión fundamental para todas las épocas: las tantas preconcepciones impuestas por la sociedad “civilizada”, que suelen derivar en prejuicios absurdos. El cimarrón sabe que hay otra forma de vivir y apuesta por ella. Para mantenerse lejos de la hipocresía deja las corbatas “para los demás” y suelta entre el humo este reggae con aroma enloquecido.

Qué pasa loco / Issac Delgado

¿Quién no se ha vuelto loco por otra persona? Con ritmo y un tempo bailable, Isaac Delgado explora esta tesis de cómo la gente cambia todo lo que es o hace por un (posible, a veces) amor que persigue. Con su distintiva voz, le aconseja al muchacho que esa muchacha no le va a llevar por ningún buen camino, de ahí a que le haga caso es otra historia.

Ese hombre está loco / Fernando Rodríguez (autor); Tanya (intérprete)

La canción, de la autoría de un hermano de Tanya, fue incluida en 1988 en el disco Latino de Monte de Espuma, banda creada y dirigida por Mario Daly, de la que ella era una de las front singers. Aunque durante los años de la perestroika y la caída del campo socialista, la leyenda popular se la endosó a Fidel Castro, Tanya contó en una entrevista que la inspiración para el tema había sido el divorcio intempestivo de sus padres. También ha dicho que, si bien fue omitida de los créditos, ella participó en el arreglo junto a Mario Daly y Eudaldo Antunes. Lo cierto es que una obra como esta y su apropiación desde la escucha, solo confirma el carácter polisémico y altamente simbólico del arte en todos los tiempos.

Al borde de la locura / Gema y Pavel 

Primero es la cordura de Gema, que se va por un puente; luego Pavel se descubre lejos de la suya, desnudo encima de una cruz mientras sueña su suerte. Ambos artistas se encuentran en esta canción “al borde de la locura”, añorando un tiempo mejor, deseando a alguien, alucinando una boca sin salvación posible de Dios, porque Dios nunca está. Y todo esto lo cantan —lo jazzean— en menos de tres minutos, sin que a uno le dé tiempo a preguntarse si al menos estaban cuerdos cuando publicaron este tema en el álbum Trampas del tiempo (NubeNegra), por allá por 1995.

Loco sexual / La Onda Record

Entre las tantas locuras que hemos padecido les cubanes y que se ha popularizado desde la música bailable se encuentra la “locura sexual”; una que ya por 2012 los integrantes de la Onda Record experimentaban. Aquella banda, desprovista de logística y demasiada aparatosidad musical, dejaban claro en su tema que no tenían carro ni moto, y que ellos no eran los de la foto; lo único que poseían entonces era una locura sexual. Así, esta suerte de falta de cordura es el hilo que conduce todo el tema y que le pone nombre al único de sus álbumes.

El loco / Antonio Machín  

Un sentido bolero que defiende la locura del que ama con pasión y cuyo deseo arde en su interior por no ser correspondido. Antonio Machín, con su inigualable voz, nos presenta esta historia tan universal como el amor mismo, del loco que no siente vergüenza de buscar cariño en una persona que no le es recíproca. En cada estrofa, Machín dibuja el retrato de un hombre desesperado, que vaga por las noches compartiendo su dolor con la luna y abrazando árboles como si fueran el único consuelo para su alma atormentada. La pasión que describe es tan visceral que convierte el paisaje nocturno en un testigo silente de su sufrimiento, haciendo a la oscuridad y la soledad sus compañeras permanentes en su búsqueda de alivio.

Locura de amor / Polo Montañez

La posibilidad remota de entregarse una noche en secreto es la esencia de la locura entre dos amantes. Con la aparente ingenuidad de un enamorado primerizo, Polo Montañez encuentra de nuevo la forma de contar una historia de amor que no tiene tiempo. Compuesto hace 20 años para el álbum Memoria, el tema te envuelve en la progresión del ritmo del bongó que se acelera a medida que el deseo se va descubriendo más intenso. Aun así, no hay cómo anticipar la fuerza con la que rompe este montuno que asegura que, si viene de la pasión, la locura entre dos es buena.

Un loco con una moto / Pupy y Los que Son Son

Si todo aquel que vive pendiente de mí, de cómo me visto, de cuál paso doy, de todo lo que hago, y hace de mí su causa, entonces me declaro loco y voy a por más. Entre la racionalidad y la locura puede existir el mismo camino que une al clásico chismoso y su presa inadvertida. ¿La moto? La moto es la metáfora de esa confrontación. Ante ese deporte nacional imperecedero de chismenvidia, la velocidad es su mejor antídoto. El chisme necesita del reposo y el cálculo, y eso solo se mata con velocidad. Loco, con moto, y sin papeles. Hoy por aquí, mañana por allá ¿Me ves? No me ves.

Loco por ti / Buena Fe, Frank Delgado

Dentro del proyecto de disco conjunto entre Buena Fe y Frank Delgado, titulado Extremistas Nobles, esta canción destaca por su minimalismo e intimidad. Habla de alguien que se encuentra dispuesto a desafiar las convenciones y a romper las barreras de lo que se entiende por cuerdo en aras de mantener vivo el amor que siente por esa otra persona. Con cada estrofa, se argumenta una nueva capa de esta falta de cordura intencional, ejemplificada en acciones como provocar a la persona amada en sus debates para asegurarse que le tenga siempre presente en su pensamiento. Con un arreglo musical sencillo, es una canción que se sustenta sobre todo en la letra y la intimidad que genera la música que acompaña el texto.

Juana la loca / David Álvarez y Juego de manos

Juana quedó para vestir santos, o al menos así David Álvarez nos dice en un estribillo que permanece en la memoria de muches. La historia narra el desamor entre el protagonista y Juana, quien supuestamente enloquece por llegar soltera a su madurez. Luego se descubre que Juana tiene varios amantes y que ha hecho de todo menos vestir santos; suerte la suya y dolor del protagonista, dispuesto a contarnos la inconformidad del rechazo en una guaracha con el sello tan particular de Juego de manos.

Locuras / Silvio Rodríguez 

A veces solo se precisa una guitarra para cantarle a las infinitas locuras que existen y las que están por venir. Con una melodía que no por simple deja de tener encanto, Silvio Rodríguez —acompañado por la inconfundible voz de Pablo Milanés, que viene y va con una sutileza perfecta— se permite nombrar, como si no fuera un juego imposible, los delirios humanos más arrebatadores, los incurables, los que conducen al fin, los que dan vida a la esperanza… Poco más se podría decir de una canción hermosa como esta, que es en sí misma un buen motivo para crear una playlist dedicada a la locura.

*Escucha la playlist completa en YouTube y Spotify.

foto de avatar Magazine AM:PM Revista cubana de música, sin distinciones de géneros o geografías. Más publicaciones

Deja un comentario

Ver comentarios publicados

También te sugerimos