Magazine AM:PM
Publicidad
Entrevistas

Albertico Rodríguez, el hombre detrás de las grabaciones inéditas de Celia Cruz

Todavía suenan en el recuerdo de quienes vivían o visitaban la ciudad del Sol entre las décadas del setenta y el ochenta aquellos temas de Carlos Oliva y Los sobrinos del juez, o la voz del simpático Titti Sotto con su Chipi-Chipi y la Pompa Atómica. El sonido de Miami dominaba las emisoras de radio y no había éxito que no pasara por la más escuchada de todas: Super Q FM 108. 

En 1974 alrededor de ochenta mil personas asistieron al concierto de Fania en Zaire (República del Congo). En Estados Unidos se dieron a conocer los muchachos de Miami Latin Boys ―identificados después como Miami Sound Machine― y Albertico Rodríguez, con 14 años, empezaba su carrera profesional como locutor en la WRHC AM con el experimentado Enriquito de la Maza. 

Su pasión por la música y el mundo de la comunicación le permitieron rápidamente establecer amistad con distintos artistas y productores del espectáculo, a nivel internacional. Ahí comienza su historia.

“Cuando comencé en la radio conocí a Celia Cruz; la entrevistaron en la emisora. Celia era la persona más simple que podías ver, a pesar de su fama mundial. Compartimos en repetidas ocasiones y la entrevisté varias veces”, recuerda.

Fotos Cortesía del entrevistado.

Pasados cinco años, en noviembre de 1979, Albertico ya estaba en los escenarios de algunos clubs como maestro de ceremonias presentando a figuras de primera línea, entre ellas las Estrellas de Fania que llegaron a Miami ocho meses después de que Johnny Pacheco (1935-2021) y algunos otros músicos actuaran en La Habana como parte del evento cultural Havana Jam, apenas anunciado por los medios de comunicación de la Isla. 

Si en los setenta la salsa había bajado la fiebre charanguera hasta casi desaparecer, en los ochenta triunfan solistas y orquestas que arrasaron dentro y fuera de los Estados Unidos, llegando, incluso, a Europa y Japón. 

Para los fanáticos se inauguraron discotecas en Colombia, Perú, Panamá… que fueron conocidas mundialmente, y nacieron otras formaciones como el Grupo Niche, bajo la dirección de Jairo Varela (1949-2012). 

Desde la radio de Miami nuestro entrevistado recibía en sus programas a noveles y consagrados. Lo mismo se le veía en el club Casanova’s que en el Hipódromo de Hialeah frente a 12 mil personas que disfrutaban, entre otros, de Ray Barreto (1929-2006), Pete el Conde Rodríguez (1933-2000) y la mismísima Celia con la Orquesta Inmensidad dirigida por Raúl Gallimore. 

“Tuve la suerte de presentar a los más grandes de la música como Julio Iglesias, Michael Jackson, Roberto Carlos, Willy Chirino, Héctor Lavoe, Hansel y Raúl y muchos más, pero Celia era especial”, reconoce.

Con más de cincuenta años La Reina era la figura más taquillera del movimiento salsero y cantaba y bailaba casi con las mismas energías de una veinteañera. ¿Cómo lo conseguía? Cristóbal Díaz Ayala lo explica magistralmente:

 

“… a base de una combinación de facultades naturales: una potentísima voz de mezzo que no ha mermado con el paso de los años, un sentido musical y rítmico únicos, una disciplina férrea en su vida (no ha fumado ni bebido jamás), el carácter de una chavala en su actitud optimista ante la vida, y el orgullo profesional de una concertista de música clásica”. 

En una de esas noches de 1986 Celia actuó en Miami y como siempre sucedía en sus conciertos, el local estaba abarrotado por personas de distintas nacionalidades. 

Albertico la presentó: “Bueno, pues, aquí la tienen: La Guarachera de Cuba, Celia Cruz…”; y ella rompió, estremecedora. Le cantó a La Habana, a Pinar del Río y no faltó Químbara, el tema de Junior Cepeda que todos tararearon y a ella le permitió lucirse como improvisadora. 

Celia siguió cantando e interactuando con el público, mientras en los estudios de la Super Q su voz quedaba grabada.

Fotos Cortesía del entrevistado.

El descubrimiento…

Treinta y ocho años después y dispuesto a organizar su archivo, Albertico Rodríguez encontró aquella cinta de cuya existencia ni él mismo sabía. Entre el asombro y el entusiasmo, comprobó que tenía en sus manos un tesoro: grabaciones inéditas ¡en vivo! con la inconfundible voz de la figura femenina más conocida y reconocida a escala mundial de la música cubana. 

“La tenía guardada en un clóset con otras más y casi ni me acordaba exactamente de lo que tenía ahí. Llamé a Omer Pardillo y le dije: tengo algo que puede ser interesante”, cuenta.

A partir de ese momento comenzó un extenso proceso que incluyó la preservación, restauración y remasterización cuidadosa de las nueve pistas que finalmente integraron el álbum En Vivo: 100 Años de Azúcar, producido por Loud And Live Studios con la curaduría de los ganadores del Grammy y el Latin Grammy Nelson Albareda y Omer Pardillo-Cid, respectivamente, y del locutor Albertico Rodríguez. 

La edición conmemorativa limitada está numerada y el diseño de empaque es uno de sus mayores atractivos: cada álbum está cubierto por una tela bordada con lentejuelas, inspirada en uno de los afamados vestuarios que usó Celia, acompañado por un folleto que contiene cien fotografías que festejan la vida de la legendaria artista. Cada copia incluye láminas impresas y numeradas de fotos especiales, que eventualmente podrían convertirse en artículos de colección.

Omer, ex representante de Celia y albacea universal de su legado, califica como una verdadera joya la grabación, pues recuerda la energía cruda y el poder que Celia tenía en el escenario. 

El “descubrimiento” marca el inicio de las actividades para celebrar el centenario de Celia en 2025 y hasta finales de 2026. Se realizarán espectáculos, exposiciones, conferencias y la ampliación del programa de becas donde se planea incluir un concurso internacional de canto honrando su memoria, entre otras sorpresas.

Hoy, el hombre detrás de las grabaciones inéditas del ícono musical cumple medio siglo dedicado por entero a la radio, su compañera. Según contó, planea recopilar las historias y anécdotas al lado de grandes de la música en esas noches de Miami. 

Mientras llega el libro, se le puede escuchar “al aire” de lunes a viernes de 3:00 a 7:00 p.m. por Éxitos 107.1 de la FM. Por supuesto, hablando de música.

Fotos Cortesía del entrevistado.

Jaime Maso Jaime Masó Torres Ni periodista, ni conductor de programas radiales, ni tan serio como en esta foto. Más publicaciones

Deja un comentario

Aún no hay comentarios. ¡haz uno!

También te sugerimos